jueves, 13 de diciembre de 2012

El Proyecto Canyet


A principios de mes,  Elías Gomis y yo fuimos a colaborar con nuestros amigos del Proyecto Canyet, (Àlvar Seguí, padre e hijo), que tienen como objetivo la recuperación estable de buitre leonado en la Comarca Alicantina de L'Alcoià. 


Estos iniciaron una serie de acciones para la recuperación del buitre leonado (Gyps fulvus) que había desaparecido hace más de un siglo. Primero fue la fijación al territorio de un grupo de buitres y después el seguimiento de los buitres liberados mediante radio marcaje. A continuación instalaron un muladar y desarrollaron  unos programas de sensibilización social y de educación ambiental.

En noviembre de 2000 cuando Fapas-Alcoi procedió a la suelta de los primeros ocho buitres en una vieja cantera situada en la zona del Preventorio en Alcoy. Desde entonces se han venido realizando sueltas más o menos periódicas, que han tenido como resultado la consolidación de una colonia estable y reproductora de más de 80 ejemplares, que a diario sobrevuelan los cielos de estas comarcas
La tarea consistía en anillarlos e identificarlos con marcas de lectura a distancia, ósea se les incorpora un código. En la pata la anilla y luego le introducían una anilla de PVC de color amarillo que llevaba un código alfanumérico (con microchip). Después, este mismo código se coloca en una banda alar, también amarilla. Que se le pone en una membrana que no tiene riego sanguíneo y que, por tanto, no afecta al animal.
 

 

Son como unas etiquetas mediante las cuáles se puede obtener, gracias al programa de seguimiento científico, información sobre el comportamiento de estas aves, sus desplazamientos y dónde y cuándo anidan.
La creación de un comedero para estas aves necrófagas ha sido muy importante para “fijarlas” al terreno y que así comenzara una colonia en las sierras de Alcoi. Este muladar tiene una superficie de 2,4 ha. cercados con 550 m de vallado. La atracción por la comida ha hecho que la población pueda progresar y aumentar con ejemplares divagantes. Incluso sirvió para hacer que un Buitre de Rupell estuviera unos días por allí. Esta especie es muy rara en España, siendo su distribución habitual es al sur del Sahára. Su presencia ha sido detectada en otras ocasiones.
Han conseguido que una colonia de buitres se consolide en los acantilados del Barranc del Cint, en Alcoy. En la actualidad, doce años después de empezar con el proyecto, un total de trece parejas han tenido éxito al lograr reproducirse en toda la comarca.
 En 2005 nacieron las dos primeras crías y la población ha ido aumentando de manera exponencial hasta alcanzar las cifras actuales.
Las últimas crías de buitre nacieron a principios de abril y será a finales de septiembre abandonaron el nido familiar en busca de una vida independiente y errática, hasta que encuentren un hábitat favorable en el que puedan establecerse de manera definitiva.
De aquí pasaban a la extracción de sangre para estudios de toxicología y microbiología (genético, presencia de metales pesados y antibióticos, etc.). Para eso también contamos con la presencia de un grupo de estudiantes de Veterinaria de la Universidad de Murcia, dirigidos por otro amigo, Pedro Mojica.


 Luego, tras su pesaje eran soltados. Para saber mas ver la entrada a su blog de Elías Gómis y la del proyecto Canyet. ( http://www.fapas.es/index.php/proyectos-fapas-2/proyecto-canyet )
 
Fotos: Alfonso Lario


1 comentario:

  1. ESOS PAVOS SE PESAN PARA COMER EN NAVIDAD, MI SUEGRA QUIERE UNO.

    ResponderEliminar